ARTÍCULOS

ALIMENTOS PARA TU CORAZÓN


06
Sep

Antioxidantes naturales. Al comerlos corres menos riesgo de presentar enfermedades coronarias. Los vegetales crudos (en especial los germinados) y las frutas rojas los contienen en grandes cantidades. Por su alto contenido en antocianina, el antioxidante más potente, incluye en tu dieta diaria zapote, mamey, cerezas, kiwi, arándanos rojos, duraznos deshidratados y aceitunas.

Garbanzos. Siéntete satisfecho y consume pocas calorías: este tradicional producto tiene una carga calórica muy baja y de alta calidad. Consúmelos tan frecuentemente como quieras y en todas sus presentaciones. Recuerda que los niveles de azúcar en sangre están directamente vinculados con el riesgo de infarto: este aliado de quienes sufren diabetes disminuye de 2 a 4 veces el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular.

Pescados de agua fría (sardina, salmón y macarela). Contienen 1.2 g de Omega 3 por cada 100 g, lo cual duplica la recomendación de la Organización Mundial de la Salud. Estos ácidos grasos de alta calidad (AEP y ADH) actúan sobre la elasticidad de las arterias, ayudando a controlar la presión arterial. Los pescados de agua fría son además ricos en Selenio, un poderoso antioxidante que complementa las propiedades antiinflamatorias de este alimento.

Vitamina E y Fitoesteroles. Útiles para disminuir el colesterol “malo” (o LDL). Las LDL que circulan en exceso por las arterias, acaban creando depósitos que provocan ateroesclerosis, principal responsable de producir fallas cardiacas. En tu alacena, las almendras son el alimento con mayor concentración de estos dos compuestos. Come de 10 a 15 almendras cada día a media mañana y evita así el “huequito” que generalmente llenamos con alimentos poco nutritivos.

Carne de puerco. Contiene menos grasa (en especial de ácidos grasos saturados) y más Omega 3 que la carne de borrego o de res. Además, con 162 kcal por cada 100 g, la carne de puerco es menos calórica que la de res (252 kcal) y hasta la de pollo (173 kcal).

Cambia esos pequeños detalles: Por el solo hecho de cambiar tu pan blanco por pan de cereales enteros, disminuyes el riesgo de infarto ¡en un 40%! Dos tazas diarias de té verde lo disminuyen 20%, al igual que 20 g al día de chocolate negro (con un mínimo de 70% de cacao). El vino tinto contiene cientos de compuestos químicos, pero en especial, resveratrol, una molécula que tiene múltiples efectos positivos en el sistema cardiovascular, siempre y cuando no pase de 2 copas al día.

Cuidar tu corazón es una tarea importante que se puede disfrutar ¡comiendo rico y saludable!


COMENTARIOS

sombra
Nombre

Email

Comentarios

cargando