ARTÍCULOS

APRENDE A MEDITAR


06
Sep

Es probable que al escuchar la palabra “meditación” te imagines a un monje del Tíbet en posición de flor de loto, o a un maestro de Yoga con alumnos muy espirituales… pero, en realidad, la meditación es algo que cualquier persona puede hacer para aprovechar sus múltiples beneficios.

La meditación es un estado de atención concentrada sobre un punto específico: algún fenómeno, pensamiento, o incluso sobre uno mismo. Para realizarla, es necesario centrarse en el momento presente y utilizar ciertas técnicas.

Beneficios de la meditación
Disminuye el estrés. El estrés y la ansiedad son generados por pensamientos que nos causan incomodidad. Al meditar, los pensamientos disminuyen, lo que hace que te sientas más tranquilo y relajado.
Mejora la concentración. Uno de los grandes beneficios de la meditación es que mejora significativamente la capacidad de atención y concentración, pues aprendes a alejar pensamientos o estímulos distractores.
Mayor calidad de sueño. Al estar más relajado y controlar tus niveles de estrés, la calidad de tus horas de descanso mejorará por mucho.
Corazón sano. Diversos estudios han comprobado que las personas que realizan meditación frecuentemente tienden a disminuir la hipertensión. ¡Tu corazón te lo agradecerá!

Te explicamos paso a paso algunas sencillas técnicas de meditación:
Prepara el ambiente. Crea el escenario adecuado: ponte ropa cómoda, regula la temperatura de la habitación para que sea agradable, aléjate de los ruidos y todo aquello que te pueda distraer.

La postura correcta. Recuéstate o siéntate en una silla. Cuida que tu columna se encuentre bien alineada y te sientas cómodo. No cruces brazos ni piernas.

Respira. Cierra los ojos. Inhala profundamente, llevando el aire hasta tu abdomen (debe inflarse) y exhala contrayéndolo. Respira cada vez con mayor lentitud y profundidad. Pon mucha atención en cómo pasa el aire por tu cuerpo.

Sé consciente de tus pensamientos. Mientras respiras, es probable que lleguen pensamientos a tu mente. No te pelees con ellos, simplemente identifícalos y regresa tu atención a la respiración y a tu cuerpo. Haz lo mismo con las emociones que experimentes: sólo nómbralas y vuelve a tu respiración. Hazlo por 20 minutos, aproximadamente, para incorporarla poco a poco a tu vida.

Atrévete a continuar tu aprendizaje. Es probable que durante las primeras veces te cueste trabajo mantener la atención por varios minutos, incluso puede que te quedes dormido, ¡es normal! Lo importante es que sigas practicando para que notes resultados. Existen muchas técnicas de meditación. Acércate a expertos en el tema para que te guíen y orienten.

Como cualquier actividad nueva, es importante que la practiques periódicamente para que realmente te beneficies de ella. Te sentirás mucho mejor, llevarás una vida más tranquila y también tendrás más energía. ¡Inicia hoy mismo y notarás los resultados!


COMENTARIOS

sombra
Nombre

Email

Comentarios

cargando