ARTÍCULOS

HAZ MENOS Y DISFRUTA MÁS


06
Sep

Hay dos cosas que nunca nos son suficientes: una es el dinero y la otra es el tiempo. En ocasiones, estas dos aparentes “necesidades” tienen una relación muy peligrosa, ya que nos vemos tentados a trabajar más, estudiar más, y hacer más actividades para obtener más dinero… y de esta forma te perderás de algo: de disfrutar la vida.


Disfruta más tu día a día e invierte menos tiempo en actividades poco gratas:


1. Ama lo que haces. Hay actividades que debes realizar diariamente aunque no tengas muchas ganas, como trabajar o estudiar… sin embargo, una buena idea es encontrarle el aspecto positivo a cada una de estas actividades. Identifica los aprendizajes que obtienes y dale un sentido a lo que haces. ¡Amar a lo que le dedicas la mayor parte del tiempo hará que no tengas nada que lamentar!


2. Organízate. Por más que quieras, el día solamente tendrá 24 horas. Intenta realizar las actividades en menos tiempo, usa una agenda para marcar las fechas y actividades importantes (incluye descansos, vacaciones, festejos y actividades recreativas también) y ponte metas realistas. ¡No te satures de actividades y compromisos!


3. Establece prioridades. Es básico que aprendas a establecer prioridades, desde lo más básico, como comer, dormir e ir al baño, hasta lo que conforma tu vida en distintas áreas. Parece obvio, pero si lo analizas, hay veces en las que no respetamos ese orden de importancia.


4. No descuides tu vida social. Está comprobado que la gente es más feliz y se siente plena cuando comparte su tiempo con seres queridos. Así que mantén contacto con la gente que quieres, tu familia, amigos y pareja; dedícales un tiempo diariamente. Recuerda que las relaciones se cultivan y requieren cuidados. ¿Qué esperas para llamarle a ese amigo que tienes algo abandonado?


5. Descansa. Es probable que confundas descansar con dormir y son cosas diferentes. Abre un espacio para realizar actividades relajantes: leer, ver la tele, meditar, escribir, salir de viaje... ¡El descanso es ese momento en el día sin preocupaciones! Intenta regalártelo con cierta frecuencia.


6. Prémiate. Si has alcanzado un logro o simplemente ha sido un día pesado, date una recompensa: desde ver tu programa favorito, saborear un postre o ir a tu lugar preferido.


7. Rescata a tu niño interno. Cuando las obligaciones te envuelven, se olvidan las cosas simples de la vida: ríe tanto como puedas, dibuja, juega, inventa historias, canta, baila, atrévete a hacer bromas, diviértete al realizar tus actividades cotidianas e intenta hacer cosas diferentes cada día.


8. Disfruta el presente. Pensar en las cosas que van a suceder (por ejemplo estar esperando la hora de la salida, luego la hora de dormir, después el fin de semana, etcétera) evitará que disfrutes el presente. Intenta concentrarte en el ahora y disfruta las cosas buenas del momento. ¡Notarás un gran cambio!

Mujer recostada

COMENTARIOS

sombra
Nombre

Email

Comentarios

cargando