ARTÍCULOS

TRAS EL SISMO VIENE EL ESTRÉS


08
Nov

Es cierto que tras el sismo siempre viene la calma, pero también el estrés postraumático. Estos fenómenos naturales no sólo dejaron daños físicos y económicos, también causaron estragos a nivel emocional.

Una vez pasada la crisis, empiezas a darte cuenta de lo que implicó para ti y tus cercanos: sensación de peligro, desgaste emocional, tristeza, impotencia, y para quienes perdieron a un ser querido o su patrimonio, sentimientos de soledad, ansiedad, enojo y miedo.

No sólo haber vivido los sismos de septiembre, también el contacto con las noticias, redes sociales y escuchar las experiencias de otros, son fuentes de ansiedad que pueden traer consecuencias para tu salud mental.

Quizá sentiste la necesidad de platicar sobre tu experiencia en el sismo, eso se debe a que tu organismo necesita entender y asimilar lo que vivió, y lo hace mediante este tipo de descarga. También es probable que hayas reforzado tu plan de seguridad con familia o amigos, lo que surge de la necesidad de recuperar el control.

Hay reacciones y sensaciones que se consideran normales, pero si después de un mes persisten, es importante que pidas ayuda:

-Malestar físico, como dolor de cabeza, contractura muscular, gastritis, colitis.

-Alteraciones del sueño, como insomnio o incapacidad para relajarse.

-Cambios en el apetito, por ejemplo comer por ansiedad o disminuir la ingesta.

-Inestabilidad emocional, tal como irritabilidad excesiva, llanto fácil o nuevos miedos.

- Recuerdos constantes de lo vivido.

-Pensamientos catastróficos, como: “volverá a temblar”, “nos vamos a morir”.

- Incremento en el consumo de alcohol, drogas o medicamentos.

En este tipo de situaciones, el tiempo es oro. No esperes a que pase más tiempo, busca apoyo para tener una mejor recuperación y evitar complicaciones.

Estres

COMENTARIOS

sombra
Nombre

Email

Comentarios

cargando